2010-05-05

Audiovisualización de Otoño

(Se recomiendan audífonos o audio para la siguiente lectura, presionando play en el elemento insertado)




Hace frío, pero no creo que sea el día más frio que va del año. Los autos aplastan sin conciencia el pavimento, mientras las hojas del plátano oriental caen al cemento húmedo, justo al lado del pasto.


Suena "Agaetis Byrjun" en los oidos como OST del momento. La estación de metro vomita pasajeros del norte y del sur. La gente camina con rumbo fijo, pero sin rumbo general a sus trabajos y responsabilidades de día Miércoles. Una pequeña quiere agarrar una bolsa de plástico con algo dentro, pero la madre que la lleva a tirones no cede en la búsqueda del tesoro perdido. Un charco de agua dispara fuegos artificiales cada vez que un auto pasa e intenta mojar a los transeúntes con pésimos resultados. El cielo está a punto de largarse a mojar en cualquier momento, pero la temperatura es muy agradable. El charco cuando no es interrumpido por miles de ondas de los autos próximos, refleja cientos de ventanas de un edificio con balcones. En un balcón hay un colgador con ropa interior y en otro, hay un tipo tomando café con una taza de comercial. El vaho se va al cielo junto con el smog de los autos sin convertidor y junto con mis ganas de trabajar.


Miro por mi ventana, sin café y sin ganas más que de un cigarro mañanero, audiovisualizando la vida.



Papá me enseñó cuando era niño que las nubes tenían carácter, y que no todas las nubes negras son malas. No se por que me acordé de eso. Quizá me lo enseñó en otoño.


(Click derecho -> abrir en nueva ventana, sino la música se cerrará)

5 comentarios:

Jacqui dijo...

Querido amigo… al leer esto me doy cuenta de que al correr contra el tiempo cada mañana pierdo o que perdemos en general en las cosas que son un respiro para el alma, y darte cuenta que hay detrás de cada uno de esos actos, esa madre no vio nunca la importancia que tenia que esa niña rescatara su tesoro, y lo valioso que era. Y en cuanto a tu padre el fue un gran hombre que se preocupo de enseñarte de la vida, lo que hoy te hace ser el hombre tan especial que eres ahora, con esos locos pensamientos que te hacen ser un soñador, amante de tu mujer y padre que combatirá las aventuras de súper héroe de Gaspar. Y sobre todo en estos tiempos de otoño cuando el frío que invade nuestros cuerpos nos introduce en nuestros hogares, dándonos una excelente oportunidad de pasar hermosos momentos con quienes de verdad amamos.

El ChE dijo...

Iba a comentar, pero tu amiga posteo algo serio y trascendental. Y vos sabes que yo no puedo con mi genio... no quiero arruinar el momento.

jorge dijo...

a webon! comienzas a escribir bonito otra vez!!

como antaño...

Julieta dijo...

uy el otoño, es complicado. ahora que estoy tan lejos las cosas que más me gustan son esos días, días extraños y con frio, mucho frio pero ese fio que solo puedo sentir en Santiago, las cosas que pasan en esa cuidad (ahora para mi tan pequeña pero interminable)

marco.madpianist dijo...

Son días de dejarse llevar como hojas de otoño... (..."como burbuja de aquí para allá"... díría Spinetta)...
Toda esa gente que salimos del metro, cuan fábrica de gente con rumbo hacia adelante sin saber hacia dónde realmente, y sin siquiera haber percibido lo que dejamos atrás... paradójicamente nos ocupamos de ir vertiginosamente hacia adelante y añorar lo que dejamos atrás... gente rara...
Solo me queda citar a uno de esos amigos que se leen y que son amigos de uno sin que ellos lo sepan... a propósito de darnos el tiempo de vivir el aquí y el ahora...
"El pasado pertenece a la muerte; el futuro es opinión, porque cuando decimos que va a pasar algo, la vida siempre tiene más imaginación que nosotros..." (Pierre Jacomet).